¿Hablar cura? Esto es lo que tienes que saber según Freud

Freud, el padre del psicoanálisis es atribuido por la famosa «cura del habla». Y es muy común decirnos entre humanos que hablar sobre algún tema con alguien más puede ayudarnos a resolver el conflicto interno que nos hace sufrir. El descubrimiento de Freud de la cura hablada fue realmente el de una paciente inteligente (Anna O) y su médico (Breuer), y la técnica que él retomó para sus pacientes que eran atendidos en el famoso diván. Pero, ¿cómo funciona realmente el habla como una cura para nuestros problemas?

Freud creía que nuestras vidas conscientes (lo que decimos y hacemos y las razones que damos por lo que decimos y hacemos) están en realidad moldeadas por motivos y conflictos inconscientes que operan fuera de nuestra conciencia. Entonces, las expresiones superficiales de las personas (sus acciones y palabras) son mensajes codificados del inconsciente. El trabajo de la terapia es, justo, decodificar las expresiones y revelar su verdadero significado profundo. O sea, hacer consciente el inconsciente, de manera que los conflictos internos de uno puedan ser observados y así, resueltos.

¿Hablar cura? Esto es lo que tienes que saber según Freud - freud-2

Las palabras representan e iluminan (hacen consciente) los procesos inconscientes profundos que dan forma a nuestro estado mental. Según Freud, el habla «pone el material del yo en una conexión firme con los … residuos de las percepciones visuales, pero más particularmente auditivas«. En otras palabras, la mente asimila la información perceptiva a través del lenguaje. Acomodamos y podemos dar sentido a nuestras percepciones al expresarlas con palabras. Las palabras realizan la magia de convertir una cosa en otra, haciendo visible lo invisible. Nos dan el poder de ver heridas ocultas y tratarlas.

Para Freud, nada de lo que decimos es casualidad. El contenido y el proceso del habla, así como la incapacidad para hablar, señalan deseos, miedos y conflictos subyacentes ocultos. Esta noción está ejemplificada por la idea del «desliz de la lengua» que Freud vio como procesos inconscientes que interfieren con la intención consciente del habla. «Es … la influencia de pensamientos que se encuentran fuera del discurso previsto lo que determina la ocurrencia del desliz y proporciona una explicación adecuada del error».

Si quieres aprender más sobre el tema o encontrar este tipo de terapia da clic aquí.