El futuro de las oficinas está en la arquitectura resiliente

La vieja oficina está muerta. 2020 marcó el fin de una época, pero lo hizo de manera inesperada dejándonos sin dirección ante el futuro a corto plazo. Con un planeta en crisis, muchos lo vieron como algo catastrófico, pero en medio de la tormenta hubo quienes lo abrazaron como una oportunidad de hacer algo completamente nuevo, original y resiliente.

Lee también: Aquí te decimos porqué Procreate es la nueva app favorita de todos

Entre ellos está Juan Carlos Baumgartner, líder de Space, investigador en el área de la neuroarquitectura y uno de los involucrados en lo que algunos llaman «arquitectura resiliente». Baumgartner ya llevaba tiempo pensando en el futuro de la oficina, buscando hacerla más humana, menos burocrática y perfecta para el futuro del trabajo donde la productividad no depende de atar a una persona a una silla y un cubículo sino de darle la libertad de elegir.

El futuro de las oficinas está en la arquitectura resiliente - captura-de-pantalla-2020-10-15-a-las-15-39-39

De acuerdo a Juan Carlos, la oficina es algo de reciente invención que se remonta a la revolución industrial, pero que a pesar de lo que todos creen, es un lugar en el que la gente se reúne a contar historias. Esta visión le ha permitido modificarlas a su gusto, rompiendo las reglas y permitiendo que su visión se acoplara a la perfección a la actual crisis. De la mano de su estudio, ha transformado estos espacios en sitios de tránsito donde el trabajo fluye gracias a la proactividad de los empleados y no a su urgencia de terminar algo.

El futuro de las oficinas está en la arquitectura resiliente - oficina-resiliente-space

Con los nuevos protocolos para permitir el reingreso a las oficina, Baumgartner aprendió rápidamente lo que Covid Free significada, por lo que comenzó a buscar la manera en que todas las oficinas de ahora en adelante tengan ventilación natural, que filtren el aire y aseguren un ambiente saludable para todos. Él imagina una oficina en la que los escritorios sólo representen el 40 % del espacio y el resto esté dedicado para actividades como imaginar o innovar, algo que usualemente no nace pegado al mismo lugar todo el día.

Lee también: Octavia Casa es el nuevo spot de la Condesa perfecto para hospedarte

El arquitecto asegura que si no fuera por el Covid, en este momento la epidemia más grande sería la de la depresión. Nuestra sociedad tiene un estado mental muy frágil, por lo que sitios como la oficina deben transformarse para cuidarnos mentalmente, razón por la que se trata de un espacio que además de físico, debe transformarse «espiritualmente», o sea, desde la cultura organizacional hasta las prácticas tóxicas que tal vez se practican ahí.

El futuro de las oficinas está en la arquitectura resiliente - red-bull-space

El virus no se irá a ningún lado y tendremos que acostumbrarnos a él, Juan Carlos Baumgartner estima que tardaremos dos o tres años en regresar a lo que recordamos como «normal», pero ahí está el tiempo que tenemos para transformar de manera pareja la cultura laboral para hacerla más resiliente y empática con todos.