El «ya deberías» no existe, disfruta tu vida

Todos hemos pasado alguna vez por ese momento en que sentimos que estamos haciendo algo mal, que no vamos a la misma velocidad que todos o que lo que nos «toca» hacer no nos cuadra. Pensamos que debemos hacer lo que la sociedad espera que hagamos durante un tiempo en particular, o cuando alcancemos una edad en particular. Creemos que tenemos que poseer cosas particulares o comportarnos de una manera específica para que la sociedad nos acepte.

Esta creencia realmente es falsa y un poco inútil, y puede impedirte alcanzar su máximo potencial. Ojalá más gente supiera que no tiene que ser nada en ningún momento en particular. Es momento de cambiar este pensamiento por nuestro bienestar y el de las siguientes generaciones. La sociedad no debe dictar lo que debes hacer, todos somos únicos y tenemos misiones, tiempos, y pasiones diferentes. Disfruta tu vida, no vivas en los términos de alguien más.

El "ya deberías" no existe, disfruta tu vida - disfruta-vida-2

Recuerda que el único que lidiará con las consecuencias de las decisiones que tomes por presión social eres tú. Así que libérate de eso y haz las cosas a tus propios tiempos. Si quieres hacer lo tuyo, hazlo. Nunca evites seguir tus ambiciones porque quieres hacer lo que la sociedad espera. Muchas personas, en su lecho de muerte, lamentan haber ignorado sus ambiciones debido a la necesidad de adaptarse a la sociedad. Estas personas temían seguir su propio camino porque la sociedad esperaba que consiguieran un trabajo, se casaran, tuvieran hijos y murieran. Por eso, nadie debería decirte nunca que debes casarte porque has cumplido cierta edad, o que tienes que conseguir un trabajo porque te acabas de graduar.

Si quieres ser feliz, haz lo que quieras hacer en tu propio tiempo y ritmo sin tratar de ajustarte a la sociedad. Nadie debería decirte lo que debes hacer. Disfruta tu vida. Todos somos únicos a nuestra manera. Venimos de diferentes orígenes y tenemos diferentes caminos a seguir. Haz lo que creas que es correcto para ti en tu propio tiempo, siempre y cuando no lastimes a nadie, porque eres el único que sabe lo que te hace feliz. Viniste a este mundo para disfrutar de la vida y tener un impacto en la vida de las personas, no para seguir un cronograma.