Concert Hall

Discos que han logrado calificaciones perfectas

“El periodismo de rock es gente que no sabe escribir, entrevistando a gente que no sabe hablar, para gente que no sabe leer”. La definición de Frank Zappa para una industria que en su momento fue una de las piedras angulares de la cultura occidental puede doler, pero sin duda es digna de admirar.

La crítica de música siempre ha sido un caos. Pocos están de acuerdo en los discos que merecen elogio inmediato y muchas obras de arte pasan desapercibidas hasta décadas después. Sin embargo, y aunque el sistema sea sospechoso, un disco con calificación perfecta por medios como Rolling Stone o Pitchfork siempre son cuestión de admirar. Estos son algunos de esos discos que han logrado una calificación perfecta, algo similar a encontrar una aguja en un pajar.

The Beatles – Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band

Incluso en 1967, el disco fue aclamado universalmente. La banda más importante de la historia se encontraba en la cúspide de su carrera, y sus integrantes aprovecharon el éxito y posición para experimentar. ¿El resultado? Uno de los discos más revolucionarios de la historia donde cada canción es considerada una verdadera obra de arte.

Fleetwood Mac – Rumours

En su momento cumbre, el disco de Fleetwood Mac vendía 800 mil copias por semana y desde que salió al mercado –en medio de un sin fin de chismes y escándalos acerca de sus integrantes– el sonido del amor, el desamor y la lealtad acentuaron el gusto de la gente por el disco. Eso, aunado a una producción perfecta le han valido que incluso Pitchfork le diera un 10 de calificación cuando lo reseñó 36 años después de su lanzamiento.

Björk – Homogenic

El disco salió en 1997 y recibió una calificación perfecta de publicaciones como Tiny Mixtapes, Spin y más. A pesar de que su disco anterior, Post, tuvo más éxito comercial, este fue más arriesgado y por eso es considerado uno de los mejores discos de los 90. Ataviada con vestido diseñado por Alexander McQueen y con una estética japonesa, desde la portada se percibe que este disco es distinto a cualquier cosa que hayas escuchado.

Radiohead – Kid A

Radiohead es una de las bandas que se ha convertido en una de esas excepciones a la regla. Con cerca de 30 años de carrera, sus discos persisten en la memoria y superan la prueba del tiempo. Este disco no sólo logró una calificación perfecta en Pitchfork, su predecesor, Ok Computer también lo hizo, lo que significa que de los 11 discos nuevos con un 10 perfecto, la banda tiene dos.

Kanye West – My Beautiful Dark Twisted Fantasy

Cuando West lanzó este disco las cosas eran muy distintas. Kanye West había interrumpido a Taylor Swift en los VMA’s y después lanzó un cortometraje intentando redimirse y prometiendo ser una mejor persona. Después lanzó este disco y se consolidó como el genio más grande del siglo XXI. Desde entonces su propio ego lo ha llevado al cielo y al infierno. Para algunos aún es un genio incomprendido, para otros es víctima de la fama y de su propia salud mental, mientras que para otros es la representación de todo lo malo que sucede en la industria. Sin embargo, este disco es la marca de un tiempo en el que Kanye West dedicó todo a un disco que dará de qué hablar en 10, 20 y 100 años.