Disco de la semana: Random Access Memories de Daft Punk

Daft Punk es una de las bandas que sufre de ser tan emblemática. Entre un sonido accesible para todos y legendarios shows en vivo, hicieron que la música electrónica gobernara donde el rock lo hacía y pasaron a ser considerados un duo trascendental cuando su carrera apenas estaba despegando.

Con el paso de los años el mito se hizo aún más grande con la ausencia de nueva música por parte de Thomas Bangalter y Guy-Manuel de Homem-Christo, hasta el ahora lejano 2013 cuando publicaron Random Access Memories, su cuarto disco de estudio.

La expectativa era tan grande que no había manera de ganar y cuando el disco resultó alejarse en gran parte del sonido «futurista» que los hacía vivir en las listas de lo mejor del EDM y se acercaron más a la producción casi artesanal del sonido verdaderamente funk de los años 70 y 80, la gente arremetió contra ellos, sin embargo, el tiempo sirvió para que los incautos cambiaran de opinión y hoy podemos apreciar la magia que nos regalaron en esos 13 tracks.

Desde que el disco inicia tenemos el sonido indiscutible de Daft Punk. Con Give Life Back to Music nos dicen que no están para romper barreras ni hacerte analizar cada segundo de la canción, simplemente quieren que la música haga su trabajo y que la disfrutes al máximo. The Game of Love muestra el otro aspecto de la banda que ya conocíamos en canciones como Something About Us y para Giorgio by Moroder (una favorita personal) introducen a la leyenda Giorgio Moroder hablando de sus inicios en la música electrónica para después llenar nuestros oídos con un experimento en el que este género juega con el rock y el jazz. Llevamos menos de 20 minutos en el disco y éste ya recorrió décadas enteras.

Random Access Memories no es la culminación de su carrera, no es el intento de innovar, simplemente es el resultado de dos genios trabajando en lo que creían que era el sonido del momento, descubriendo que ese sonido se mantendría vigente de cierta forma por muchos años más.

Instant Crush o Lose Yourself to Dance ya son clásicos de playlist, roadtrip y hasta para la pista de baile y Get Lucky vivió la misma suerte que otra canción de Pharrell, se hizo tan viral, se reprodujo tantas veces debido a su embriagante sonido, y perfecta estructura que hartó a muchos, hoy ya podemos escucharla de nuevo pero durante años estuvo vetada por haber sido usada hasta el hartazgo.

El que se consideraba un disco olvidable, se mantiene como uno de los mejores de la década y el testamento de que Daft Punk puede tomarse años, tal vez demasiados, entre disco y disco, pero que es sucede por una razón y es para darnos justo lo que no sabemos que necesitamos.