¿Cómo funciona la sanación sonora? Te explicamos a detalle

La terapia de sanación sonora, o sea, con sonido, utiliza aspectos de la música para mejorar la salud y el bienestar físico y emocional. En los últimos años hemos visto un incremento en la popularidad del uso de instrumentos como los cuencos para sanar y relajar. Y es muy interesante cómo un sonido puede tener efectos fisiológicos en nosotros. Te decimos más.

Se cree que la sanación sonora se remonta a la antigua Grecia, cuando se usaba la música en un intento por curar los trastornos mentales. Los indígenas australianos también la utilizaban hace miles y miles de años. A lo largo de la historia, la música se ha utilizado para muchas técnicas de mejora de ánimo (incluso militares), ayudar a las personas a trabajar más rápido y de manera más productiva, y hasta alejar a los espíritus malignos cantando.

¿Cómo funciona la sanación sonora? Te explicamos a detalle - sanacion-sonora-2

En una sesión de sanación sonora, la persona que está siendo tratada participa en la experiencia con una persona capacitada. La terapia puede involucrar: escuchar música cantando, moviéndose al ritmo de la música, meditando, relajados mientras se toca un instrumento. Con el eco del gong, cuenco o instrumento que se utilice, el cuerpo libera y absorbe poderosas vibraciones. Así como cada órgano y célula de nuestro cuerpo vibra a una frecuencia particular, los sonidos creados durante ls sesión tienen su propio ritmo, que ayuda al cerebro a alcanzar un nivel de relajación profunda.

Con esta relajación, el objetivo es entrar en lo que los psicólogos llaman estados de ondas cerebrales «delta» y «theta» (las frecuencias más lentas y el estado en el que reside su mente subconsciente). Se sabe que ayudan a la relajación y estimulan la creatividad. Y no solo eso, si no que permiten al cuerpo estar en un descanso tal, que comienza a sanar y regenerarse mejor. Este estado de sanación sonora permite que el sistema se reequilibre y resulte en un equilibrio químico y un refresco mental.

Este tipo de terapia es ideal para tratar desórdenes de ansiedad, depresión, estrés postraumático, demencia, autismo y dificultades de aprendizaje entre otros que están siendo probados. Esto es porque los beneficios de estas sesiones de sanación sonora ayudan a reducir el estrés, mejora el sueño y disminuye los cambios de humor e incluso baja la presión arterial y los niveles de colesterol en la sangre.