5 tipos de baile que debes dominar en algún punto de tu vida

El baile es una forma de expresión para unos y una terapia para otros. Especialmente en esta ciudad donde vivimos entre el tráfico y el estrés, practicar algún tipo de coreografía nos puede ayudar a mejorar nuestro estado de ánimo e incluso nuestra salud.

Lee también: Las 12 escenas de baile más memorables de la historia

Ni importa si es para sorprender a alguien en una boda, para conocer gente nueva o para adelgazar. Bailar nos permite desinhibirnos, disfrutar y definitivamente pasarla bien.

Pero no se trata de solo brincar y mover un pie de un lado a otro «al ritmo de la música». El punto es dominar la pista, así como cuando alguien sabe bailar salsa y es la sensación de la fiesta. Porque si vamos a hacer algo, vamos a hacerlo bien.

Lee también: Una playlist para el primer baile de novios

Aquí los cinco tipos de baile que valen la pena aprender a lo largo de nuestra vida:

Salsa

Como lo comentamos, aquel que sabe bailar Salsa es el dueño y señor de la pista en donde sea. Todos/as quieren bailar con él/ella y se vuelve la celebridad de la noche. Parece complicado al principio, pero una vez que empiezas no podrás parar.

 

Belly dancing

Desde que Shakira lo puso de moda hace más de diez años, el belly dancing se volvió obsesión de muchas/os alrededor del mundo. Es superbuen ejercicio para el abdomen y definitivamente la coordinación.

 

Baile de salón

Si prefieres algo más básico y que sirva para cualquier tipo de ocasión this is it. Este incluye el tradicional valz, swing y el paso doble, entre muchos otros. Es una muy buena base para que entres al mundo del baile y decidas si es lo tuyo o no.

¿Cómo sería la rutina diaria al ritmo de la música?

Tango

Este tipo de baile es uno de los más seductores que hay. Para lograrlo es necesaria una conexión natural entre la pareja. Una danza declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

 

Hip Hop

Si eres un poco más arriesgado y activo, este estilo es para ti. Se trata de brincar y tener un gran control de tus extremidades. Además los ritmos son super pegajosos y es un gran ejercicio. Créenos.