5 claves del budismo para una vida plena y feliz de mente y cuerpo

Cuando se trata de hablar de felicidad, es casi inevitable pensar en el budismo, ellos con su filosofía de vivir una vida de calidad plenamente, han logrado demostrarnos que no se necesita de mucho para sentirse completos y llenos de vida. Tan solo se necesita de encontrar ese equilibrio emocional y espiritual para lograrlo. Así que te contamos un poco de algunos puntos que ellos toman de referencia para ser felices y conseguir ese balance.

Es raro quien no conozca sobre el tema pero si ese es el caso, el budismo aplica tanto como una religión como una doctrina filosófica y espiritual no teísta. Es decir, en el budismo  no se plantea la existencia de un dios o un creador específico. Simplemente se basa en vivir una vida de manera espiritual en todo momento. Incluso es algo que los ha llevado a ser los maestros de la mediación por ver más allá de lo que todos, ellos no se cierran o limitan a experimentar toda clase de emociones, se permiten sentirlas y disfrutar el proceso mientras se pueda para tomarlo como una lección de vida. Te dejamos el enlace de uno de nuestros referentes de budismo para estas claves a la vida plena. Solo da clic aquí con «El budismo como respuesta a una vida deportiva plena» con Juanjo Marí. ¡Toma nota!

5 claves del budismo para una vida plena y feliz de mente y cuerpo - sabrina-2021-11-12t020747524

Genera lazos con otros

Se nos ha enseñado que está mal sentir cuando en realidad lo que está mal es no permitirte experimentar felicidad o tristeza. Es un balance inminente que nos enseña a manejar nuestras emociones al paso del tiempo pero que si no lo ponemos en práctica nos puede causar mucha soledad. En los libros más importantes de budismo, se plantea que todos debemos valorar la felicidad de los demás como la nuestra porque estamos conectados, «El budismo enseña qué todos estamos interconectados y somos interdependientes. En el nivel más profundo, todos somos uno. Alcanzar tu potencial más alto debe incluir proporcionar también la felicidad y la realización a los demás”.

Se paciente

Suena como algo sencillo pero hacerlo es diferente cuando hay cosas que particularmente nos ponen de malas, por eso es mejor que cuando sientas ira o desesperación, te tomes cinco minutos para respirar o meditar y calmarte, si controlas ese sentimiento, te aseguramos que serás más feliz porque en lugar de enojarte estarás practicando el ser una mejor versión cada día.

Haz cosas que te llenan espiritualmente

Y no hablamos de algo que sea demasiado completo o que te quite de tus rutinas diarias, en el budismo son personas muy cultas, siempre se mantienen llenas de conocimiento. Toma eso como inspiración y trata de leer y escribir más puedes tener cinco minutos al día para escribir tus pensamientos y meditar para dejarlos fluir. Sabemos que todos te hablan de la meditación pero realmente te hará sentir que te conoces mejor y esto te hará feliz sin pensarlo.

Elimina la energía que ya no va contigo

Es momento de dejar a las personas que en algún momento te hicieron feliz pero ya no van contigo, no por miedo a dejarlas ir vas a a estancarte en pura energía negativa. Al contrario, agradece lo bueno fluye para conocer a nuevas personas que tengan algo que enseñarte o tú a ellas. También evita hablar mal de otros, eso incrementa que apliques el famoso «estoy vibrando bajo». Esto se debe a que te estás contaminando con pensamientos vacíos y en lugar de crecer espiritualmente, solo te estás quedando en ser una peor persona. Para ser feliz tienes que enfocarte en vivir tu vida y no juzgar tanto.

El dinero no importa

Hay veces en las que las personas se preocupan tanto por su dinero que ni siquiera lo disfrutan y es algo muy triste. Sabemos que es inevitable ver al dinero como una fuente que nos ayuda a solventar muchas necesidades y resolver problemas pero cuando se mide el valor de las personas por su dinero es el verdadero problema. Esto fomenta que se tenga sentimientos cómo la envidia, ego o superioridad y la comparación, términos que son 100% contrarios a los ideales del budismo. El verdadero valor de las personas parte de su esencia y forma de ser con nosotros mismos. Para ser feliz es mejor ser un equipo a competir o tener envidia, eso no te suma para nada.